17.10.06

Varios...

- Hola ¿habla Dora?
- Habladora tu vieja, idiota!

- Hola ¿esta Armando?
- No, apenas voy por las instrucciones.

- Hola ¿Conchita?
- No, con Tarzan.

- Señor, hace 20 minutos que le pedí al mozo una botella de vino de la casa.
- Va a tener que esperar otros 20 minutos, porque el mozo vive medio lejos.

- Mozo, ¿que tiene de entrada?.
- Una puerta de vidrio.

- Doctor, doctor, veo elefantes rosados por todas partes.
- ¿Ha visto ya a un psicólogo?
- No, solo elefantes rosados.

- Oiga, este autobús ¿me lleva al cementerio?
- Si se pone delante, es posible.

- ¿Que? pasa si mete un huevo en el microondas?
- Te agarrás el otro con la puerta.

En un manicomio dos locos discuten:
- Yo soy el Rey. Hoy mismo me lo dijo Dios.
Y el otro contesta muy sorprendido:
- ¡Pero si yo no te he dicho nada

¿Porque la torre de pisa esta inclinada?
Porque tuvo mas reflejos que las torres gemelas


Gallegos!!!
Un gallego iba por la calle y encontró un espejito de cartera. Lo levantó, se miró y dijo: ¡Coño!... ¡A ese tío lo conozco!...Y se lo guardó en el bolsillo del pantalón.
De regreso a su casa, volvió a mirarse en el espejito y repitió: ¡Joder! ¿De dónde conozco a ese tio...?
Al entrar a su casa, guardó el espejito en el bolsillo del pantalón. Se sentó a la mesa del comedor. Mientras la Josefa le servìa la comida, el gallego volvió a mirarse en el espejito.
¡Ostia..!, que yo a ese tio lo conozco. Creo que es el que se corta el pelo al frente mío.
Curiosa, Josefa le pregunta: Oye, Manolo, ¿qué tienes en la mano...?
Nada importante mujer. Y guardó nuevamente el espejito en el bolsillo del pantalón.
Terminada la cena, el gallego se fue a dormir y dejó el pantalón sobre la silla.
Josefa, intrigada y una vez dormido su esposo, se acercó a la silla y retiró el espejito del bolsillo... se miró en él y dijo:
¡Lo sabía...! ¡Una foto de mujer..! ¡¡¡Y qué cara de puta tiene...!!!


La celosa esposa de un hombre de negocios, que suele viajar frecuentemente al exterior con su joven y bella secretaria, contrata -devorada ya por las sospechas- a un carísimo detective privado para que los siga de cerca.
"Apenas sepa algo, comuníquemelo a mi e-mail", le dice la mujer al detective.
A los dos días, su esposo vuelve a viajar con la secretaria, y el detective sale detrás de ello
Pasan 24 horas, y la esposa recibe un e-mail del detective con una sola palabra: "NEGOCIO".
La mujer se enfurece.
"¿Para esto contraté un detective? ¡Ya sé que viajaron por negocios!", piensa.
Al día siguiente, y al otro, otros dos e-mails con esa única palabra:
"NEGOCIO".
Cada vez más enojada, la esposa espera el regreso del detective, y cuando lo tiene enfrente le grita:
"¿Usted piensa que yo le pagué esa cantidad de dinero para que me diga lo que yo ya sabía?".
Calmo, el detective le explica: Señora, un e-mail es un método poco seguro. Cualquiera puede acceder a él. Por esa razón, yo le mandé mensajes en clave. Lo unico que debia hacer usted era leer la palabra... al revés".